Maldita reencarnación (Novela) - Capitulo 62 - El desierto (4) - Traducciones amistosas (2022)

Capítulo 62: El desierto (4)

Gale era un espíritu de viento de nivel medio. Si Sylphs podía levantar una brisa, entonces Gale podía levantar vientos fuertes. Aunque no había ni un solo signo de viento soplando actualmente en el desierto, en el momento en que se convocó a Gale, un fuerte viento agitó el suelo arenoso.

No, no se limitó a remover la arena. El poder de Eugene amplificó la fuerza de Gale, creando una ráfaga de viento que sonó como si hubiera estallado una explosión. Toda la arena circundante estalló instantáneamente, y Laman, que había estado tratando de empujar a Eugene, también salió volando de cabeza.

—¡Woah! — Laman gritó de pánico, pero Eugene solo miró hacia el suelo mientras flotaba en el aire.

En lo profundo de la superficie agrietada de la arena, un hombre con una máscara que cubría toda su cabeza se retorcía de dolor. Su máscara estaba teñida de un color oscuro, pero las áreas alrededor de sus orejas se veían especialmente oscuras debido a la sangre que brotó de sus orejas debido a la repentina explosión.

Eugene lo reconoció, “Él es parte de los Asesinos

Nunca hubo uno solo de ellos. Los ojos de Eugene recorrieron rápidamente su entorno. En los espacios donde el viento no podía soplar, podía sentir que la arena barrida se desviaba ligeramente.

La mente de Eugene ordenó a Gale. El viento sin forma gritó un rugido mientras se agitaba con aún más ferocidad.

¡Whoosh, whoosh, whoosh!

Ahora que toda el área estaba oscurecida por un velo de arena ondulante, Eugene decidió lanzar algunos hechizos.

Es bueno tener muchas opciones para usar”, reflexionó para sí mismo.

Una docena de montículos de arena estallaron una vez más con explosiones. La arena que había sido lanzada por estas explosiones voló hacia los Asesinos que habían estado esperando en una emboscada. Rápidamente levantaron sus escudos de maná y trataron de lanzarse fuera de alcance, pero era imposible evitar todos los ataques de arena que se extendían por un área tan amplia.

La sangre había salpicado por todas partes. El asesino que había sido el primero en atacar a Eugene quedó en un estado verdaderamente terrible y tortuoso. Había estado demasiado cerca del contraataque de Eugene y ya estaba lesionado, por lo que no pudo reaccionar a tiempo. Fue atravesado por cientos de balas de arena y se convirtió en un bloque de queso suizo.

Aun así, el hombre no dejó escapar un solo grito. Los Asesinos de Nahama fueron entrenados para no hacer ruido bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, aunque no pudieran gritar, eso no significaba que fueran inmunes al dolor y mucho menos que no pudieran morir. Incapaz de mantenerse de pie por más tiempo, el Asesino cayó al suelo.

Las condiciones de los otros Asesinos eran un poco mejores. Aunque sangraban por las heridas que perforaban su cuerpo en varios lugares, no corrían ningún riesgo de colapsar. Así que todos dieron un paso atrás y miraron a Eugene.

Sus ojos eran sus únicas características no cubiertas por sus máscaras. Aunque uno de sus camaradas se estaba muriendo justo en frente de ellos, no se podía ver ni una sombra de miedo en sus ojos. Dicho esto, tampoco había rastros de ira. Estos Asesinos no tenían necesidad de tales emociones.

—Esto fue solo en defensa propia— por ahora, Eugene decidió intentar hablar. —Ustedes son los que me atacaron primero. Si no hubiera podido evitar el ataque, mi entrepierna habría sido partida en dos—

—¡Bajen sus armas! — Laman gritó mientras corría desde el lugar distante en el que había caído. —Soy Laman Schulhov un guerrero al servicio del Emir de Kajitan, Tairi Al-Madani. ¡Sepa que el que está mostrando tanta hostilidad es el invitado de mi maestro! —

Aunque el hecho de que realmente había Asesinos tendiendo una emboscada aquí sacudió a Laman, no olvidó la razón por la que lo habían arrastrado hasta aquí.

Laman continuó: —Es por eso que todos deben bajar sus armas de inmediato y retroceder. Si te niegas, me veré obligado a considerarlo como un desafío a la autoridad de mi amo, el Emir de Kajitan—

Incluso mientras gritaba estas órdenes, los ojos de Laman relucían una emoción oscura.

Pero los Asesinos no se retiraron, ni mostraron signos de retroceder. En cambio, prepararon sus posiciones de lucha cuando comenzaron a emitir una fría intención asesina.

Y estos no fueron los únicos. En la distancia, la arena se agitó y más de una docena de Asesinos se levantaron del suelo. Al final, Eugene y Laman fueron rodeados por al menos veinte Asesinos.

Laman se sorprendió, —¿Qué diablos? ¿Será que no me escucharon? —

Aunque Laman trató de repetir lo que dijo; una vez más, no hubo respuesta. Mientras los Asesinos sostenían sus armas, sus espadas brillando a la luz del sol, intercambiaron miradas entre ellos.

Laman tartamudeó mientras trataba de convencerlos: —Estoy diciendo que este joven es el invitado del Emir de Kajitan. Además, resulta ser el joven señor del Clan Lionheart del Imperio Kiehl—

—Es inútil— dijo Eugene encogiéndose de hombros, su rostro mostrando que había estado esperando esto. —Laman, esas palabras solo darán a estos cachorros aún más motivación para silenciarnos y hacer que su decisión de matarnos sea aún más fácil—

—¿Por qué lo dices? — Laman se calló confundido.

—Como ya nos atacaron, no hay forma de que nos dejen ir. Ah, aunque podrían decidir no matarme, seguro que a ti te matarán— le informó Eugene.

—¿Por qué no intentarían matarlo, Lord Eugene?

—Porque mi muerte les causará un gran dolor de cabeza. Dicho esto, tampoco pueden dejarme ir. Pero esos bastardos probablemente deberían tener muchos medios indescriptibles para evitar que diga algo inconveniente—

Como veneno o drogas, incluso podrían tener hechizos para eso. Puede haber una variedad de métodos a su disposición, pero al final, solo tenían un único propósito: evitar que los testigos divulguen lo que habían experimentado a alguien más.

De hecho, el método más simple era simplemente matarlos. Los cadáveres no podían hablar y siempre guardaban silencio. Sin embargo, dado que la otra persona era miembro de la familia principal del Clan Lionheart, les era imposible simplemente matar a Eugene sin pensar. Como tal, en lugar de matarlo, solo tendrían que evitar que abra la boca. Pero para hacer eso, primero tendrían que someter a Eugene.

Laman palideció, —¿Llegarían tan lejos solo por estar aquí? —

—Quién sabe— respondió Eugene con un resoplido.

Los Asesinos no eran los únicos cuya motivación había aumentado y ahora les resultaba más fácil tomar una decisión. Dado que estos tipos habían revelado su intención de matar, Eugene tendría que tratarlos de manera similar.

Después de todo, Eugene no fue quien inició esta pelea.

—¿Hago el primer movimiento? — Eugene preguntó mientras sus manos se metían en su capa y sacaba algunas cosas.

En el momento en que Eugene hizo esta pregunta, los Asesinos se levantaron del suelo como uno solo. El primero en moverse fue el asesino que se había derrumbado por sus graves heridas y ahora estaba muriendo. Ni siquiera debería haber sido capaz de moverse correctamente, pero el hombre todavía cargó hacia Eugene, arrastrándose por la arena con las manos como una bestia.

Esto no era nada para entrar en pánico. Aunque habían pasado trescientos años, los Asesinos seguían siendo los mismos. Eran bastardos aterradores que priorizaban sus órdenes y misiones sobre sus propias vidas. Incluso si sus extremidades fueran cortadas, todavía intentarían atacar moviendo sus torsos como gusanos.

Durante el tiempo de Hamel como mercenario, se había enfrentado con ellos en varias ocasiones. Gracias a eso, Eugene era muy consciente de lo aterradores que podían ser los Asesinos, y también estaba muy familiarizado con el único método efectivo para detener a estos bastardos, además de ser quien les daba órdenes.

Shiiick

La arena en el suelo se convirtió en cuchillas. El cuerpo del primer asesino que llegó corriendo desprevenido fue partido por la mitad. Estaba muerto con seguridad, pero Eugene no dedicó al cuerpo ni una sola mirada.

Los otros Asesinos seguían atacando. Es posible que hayan abandonado su sigilo, pero sus movimientos eran tan rápidos y ágiles que ya no era necesario. Se estaban usando entre sí como tapadera, confundiendo así sus números, y cada uno comenzó a elegir diferentes lugares que atacar. Si uno caía, el siguiente atacaría, y si él caía, el siguiente aún podría poner sus cuchillos en el cuello de Eugene.

Con una risita, Eugene bajó un poco su cuerpo.

¡Flap!

Su capa se hinchó y seis cuchillos arrojadizos salieron volando hacia adelante. Tres de cada mano. Aunque todos fueron lanzados a la vez, cada una de las dagas salió disparada en diferentes direcciones, cada cuchillo apunto a uno de los seis Asesinos cercanos.

No eran simples cuchillos arrojadizos.

¡Clink!

Aunque todos los Asesinos tomaron medidas defensivas con un escudo de maná, aún se vieron obligados a tambalearse hacia atrás. Así de pesadas eran las dagas que Eugene había arrojado. Luego, espadas de arena brotaron bajo los pies de los Asesinos que habían quedado aturdidos por su ataque. Ya habían visto un ataque de este tipo antes, por lo que pudieron reaccionar, pero esa no fue la única amenaza.

En un instante, el aire alrededor de los Asesinos se volvió pesado. Esto no era una metáfora. El aire realmente se volvió más pesado, presionando sus hombros. Esto ralentizó un poco sus acciones, causando que las espadas de arena que surgieron del suelo cortaran los tobillos y las caderas de los Asesinos.

Una vez más, no hubo gritos. Del mismo modo, tampoco hubo alegría. Incluso en tal estado, los seis Asesinos levantaron sus espadas cortas a la vez y las arrojaron simultáneamente, como si ya hubieran arreglado hacerlo.

Eugene no se quedó quieto durante todo esto. Mientras saltaba hacia adelante, transmitió sus intenciones a Gale. Cuando su maná se infundió en el viento, alteró la trayectoria de sus dagas. No había necesidad de que el viento guiara las dagas durante todo el camino. Solo un ligero giro en sus trayectorias había sido suficiente para crear una apertura. Una apertura que Eugene no desaprovecharía.

¡Crash!

Las manos vacías de Eugene agarraron las cabezas de dos Asesinos, los empujo hacia atrás y se estrellaron contra el suelo. Su capa se abrió cuando cayó, y cuando volvió a levantarse, ambas manos de Eugene sostenían una gran hacha.

¡Crack!

El hacha que Eugene balanceó con la fuerza de rotación de todo su cuerpo atravesó los cuerpos de los Asesinos cercanos.

Voló sangre y los intestinos se derramaron por el suelo. Eugene no permaneció apegado al hacha después de balancearla una vez. Después de cortar a todos los que estaban cerca en dos, soltó el hacha y, mientras el hacha se alejaba volando, todavía girando en círculos, se incrustó en el pecho de otro Asesino.

Además del hacha, Eugene tenía muchas otras armas. Como no sabía qué podría pasar una vez que llegara a Nahama, se había asegurado de prepararse a fondo. Tenía suficiente comida y agua para varios meses, así como cambios adecuados de ropa interior. Después de que terminó de preparar cosas como esa, metió todo tipo de armas en la capa.

Entre todas las armas que había almacenado de esta manera, solo se podían contar unas veinte hachas.

—Hamel, ¿por qué andas cargando todas esas armas que ni siquiera usas?

—Si las tengo conmigo, estoy seguro de que las usaré alguna vez.

—Déjalo en paz, Anise. Te digo que este bastardo no te escuchará sin importar lo que le digas. Además, no tiene nada de malo estar bien preparado—

—Pero Sienna, no se debe alentar el comportamiento de Hamel. Todas esas armas inútiles le pertenecen, entonces ¿por qué Molon tiene que tirar del carro que las transporta? —

—Es porque gané cuando jugamos piedra, papel o tijera.

—Pero eso tampoco es justo. ¿Por qué estabas apostando quién tiene que tirar de tu equipaje en un juego de piedra, papel o tijera con Molon? —

—¿Por qué sigues haciéndome pasar por un chico malo? ¿De verdad crees que eso es solo mi equipaje? ¡Puedo ver una gran cantidad de frascos del agua bendita que tanto te gusta! ¡También está el hacha que pertenece a ese bastardo de Molon! ¡Esa hacha es lo más pesado del carro! —

—Si yo fuera realmente la única que usa mi agua bendita, definitivamente la llevaría sola. Pero ese no es el caso ahora, ¿verdad? Tú y Sienna, ustedes dos mocosos, son siempre los que más terminan codiciando mi agua bendita. Además, ¿ese idiota de Molon no siempre cierra el puño cada vez que juega piedra, papel o tijera? ¿De verdad crees que es justo jugar piedra, papel o tijera con un tonto así? —

—¿Qué hay de Sienna? ¿No es ella la que me invitó a beber tu agua bendita junto a ella? ¡Y, en primer lugar, no necesitaríamos arrastrar el carrito con nosotros si ella pudiera guardar nuestro equipaje usando su magia de invocación! —

—¡¿Por qué diablos me echas la culpa cuando fuiste tú quien dijo que solo viajarías junto a tu equipaje porque era difícil sacar las cosas rápidamente cuando las necesitabas?! —

—¡Vermut! Hijo de puta, no te quedes callado y di algo. ¿Por qué nunca nos turnamos para tirar del carro?

—Ninguna de mis armas está ahí.

—Debe ser agradable para ti. La magia subespacial seguro que suena jodidamente conveniente—

—Suena conveniente, eh ¿No es por eso que he dicho que deberías dejarme enseñarte magia? Aunque nunca he enseñado a nadie antes, siento que probablemente debería ser bueno enseñando. Si te pones de rodillas y ruegas… tal vez, podría estar dispuesto a perder un poco de tiempo para poder enseñarte amablemente una o dos cosas—

En su vida anterior, Anise lo había reprendido a menudo por andar portando tantas armas.

Si hubiera tenido una capa como esta en mi vida anterior, definitivamente no me habría visto obligado a escuchar tantos insultos”, pensó Eugene con nostalgia, insertó sus manos en la capa, y cuando salieron, sostenían dos lanzas largas y afiladas.

Fue abrumador.

Laman había dado unos pasos hacia adelante para ayudar a Eugene, pero aturdido por la vista frente a él, se quedó congelado en el lugar, incapaz de avanzar más. No había ninguna necesidad de la ayuda de Laman. Los más de veinte Asesinos parecían un rebaño de ovejas que se había encontrado con un lobo, no, como hormigas que estaban siendo pisoteadas por los pies de una persona.

La espada tormenta Wynnyd, que era conocida por ser uno de los tesoros del Clan Lionheart, ni siquiera apareció, y Eugene tampoco lanzó activamente ningún hechizo ofensivo. Además del lanzamiento intermitente de Blink, su magia solo se usó como apoyo durante los momentos críticos.

Incapaz de creer lo que le mostraban sus ojos, Laman negó violentamente con la cabeza.

Eugene se quedó de pie en el centro de los cadáveres esparcidos de los Asesinos. Frotándose la sangre salpicada en su mejilla, examinó su entorno. Ni un solo Asesino quedó con vida.

Laman luchó por encontrar su voz, —¿Había realmente necesidad de matarlos a todos? —

—No tengo los talentos necesarios para abrir la boca de estos Asesinos— respondió Eugene, mientras el viento se movía a sus órdenes.

Las armas que había usado y luego tirado flotaron en el aire y regresaron a Eugene. El viento sopló limpiamente la sangre y los trozos de carne que habían cubierto sus armas mientras volaban hacia él.

—Tampoco hay necesidad de interrogarlos— agregó Eugene.

Laman se quedó en silencio.

—Además, no hay necesidad de buscar sus cuerpos. Porque los Asesinos no llevarán nada que pueda usarse para probar sus identidades—

Después de colocar todas sus armas dentro de su capa, Eugene se giró para mirar a Laman.

—¿Planeas seguir adelante? — preguntó.

—¿Eh? — Laman gruñó sorprendido.

—Quiero decir, la razón por la que te traje aquí fue para usar el nombre de tu maestro como ayuda. Pero estos tipos parecen menospreciar al Emir de Kajitan. Así que no hay razón para arrastrarte conmigo más tiempo— explicó Eugene.

Laman tartamudeó: —E-ese podría ser el caso, pero no puedo regresar así—

—¿Por qué no? No es como si tuvieras que preocuparte por mí. ¿Es porque quieres confirmar personalmente lo que está pasando frente a nosotros? — preguntó Eugene.

El silencio de Laman fue suficiente respuesta.

Eugene vaciló, —No es como si fueras de mucha ayuda—

Laman lo persuadió débilmente: —Trataré de no ser una carga para ti, joven señor—

—Bien, haz lo que quieras. Pero no esperes que tenga el deber de ayudarte.

Cuando la respuesta de Eugene terminó, comenzó a pasar junto a los cadáveres.

Fue en ese momento.

¡Rumble, rumble!

El desierto tembló y el maná en la atmósfera fluctuó. Eugene sintió que una enorme cantidad de maná se formaba en un hechizo bajo sus pies. Inmediatamente escapó de ese lugar con Blink y subió alto en el cielo con el viento apoyando su cuerpo.

La arena bajo sus pies había comenzado a burbujear como si estuviera en una olla. Los cadáveres de los Asesinos estaban cubiertos por una luz roja, y Eugene los vio derretirse como el hielo. Estaban siendo utilizados como una ofrenda. Los ojos de Eugene se abrieron al darse cuenta.

—¡Mi señor! — Laman gritó.

El desierto se había transformado en un pantano. A pesar de que el suelo había estado bien con todas las ráfagas de viento anteriores, en un instante, toda el área se había convertido en arenas movedizas.

Mientras Laman saltaba, tratando de resistir la fuerza que le succionaba los pies, le gritó a Eugene: —¡Por favor, huye! —

Eugene había estado esperando que Laman gritara pidiendo ayuda, pero en cambio, había gritado algo inesperado como esto. Eugene estaba perplejo por su grito, pero no estaba en una situación en la que pudiera prestar atención a Laman.

El aire estaba rugiendo con furia. A diferencia de los vientos creados por sus espíritus convocados, otro tipo de viento antinatural giraba debajo de Eugene. Pronto, se había convertido en un tornado masivo. Kazani era conocido por sus repentinas tormentas de arena, pero no importa cuán repentinas pudieran ser, un tornado de arena que apareció de la nada como este y aumentó de tamaño era claramente anormal.

—¡Es m-magia! — Laman jadeó, su rostro se contrajo.

Era justo como Eugene había dicho antes. La mayoría de las cosas que uno deseaba que no fueran ciertas resultaron ser verdad. Especialmente cuando estas verdades eran acusaciones de que alguien a quien respetabas en realidad era un imbécil. Laman no tuvo más remedio que admitir esto.

Las tormentas de arena de Kazani fueron causadas por los chamanes de arena. Esto significaba que la tormenta de arena que había engullido la aldea de Laman también fue causada por ellos.

—¡Waaah! — Laman rugió y sacó su kukri.

Frenéticamente, comenzó a balancear su kukri hacia el tornado, que estaba creciendo lentamente en tamaño. Pero desafortunadamente, este fue un esfuerzo sin sentido. Las habilidades de Laman hicieron que le fuera imposible cortar en pedazos esa enorme tormenta de arena.

Lo mismo ocurriría con Eugene. Como tal, ni siquiera se molestó en intentarlo. No quería desperdiciar fuerza valiosa intentando lo imposible. Eugene, en cambio, se mantuvo en el aire para no ser arrastrado por la tormenta de arena. Los vientos de Gale no fueron suficientes para ayudarlo a escapar de la tormenta de arena. Todo lo que podía hacer era ayudar a soportarlo. Entonces, ¿bastaría Blink para sacarlo de aquí?

Justo cuando estaba a punto de intentarlo, Eugene se detuvo. Algo se elevaba desde abajo de las arenas movedizas. Eugene cambió ligeramente su posición mientras aún estaba en el aire. Miró a Laman, que todavía estaba balanceando su kukri en un corte tras otro mientras estaba siendo absorbido por las arenas movedizas. Eugene chasqueó la lengua y envió parte de su viento a Laman.

—¡Ugh! — Laman, que estaba a punto de ser succionado, gruñó cuando el viento lo liberó.

Laman se giró para mirar a Eugene mientras sus piernas seguían pedaleando en el aire. Eugene había enviado parte del viento que lo mantenía en su lugar hacia Laman, lo que provocó que su cuerpo fuera atraído gradualmente hacia el tornado.

Laman gritó preocupado: —¡Mi señor! —

—¡Vete, idiota! — Eugene gritó esta orden y luego apartó la mirada de Laman.

En cualquier caso, la ayuda del viento no sería necesaria para lo que Eugene había planeado a continuación. Eugene reunió el viento restante apoyándolo en un solo lugar, concentrando su fuerza para que pudiera soportar la atracción del tornado por ahora. Mientras tanto, descendía lentamente al suelo.

Eugene mantuvo la cuenta, “Uno, dos, tres, cuatro… ¡ahora!

¡Kwaaaah!

Algo salió en medio de las arenas movedizas. Era un gusano de arena con las fauces abiertas de par en par. No era solo un gusano de arena normal, sino un gusano de arena gigante cuya longitud tenía que ser de varias decenas de metros. Era un carroñero que devoraba todo lo que caminaba por el desierto.

—¡Mi señor! — Laman aulló de preocupación.

—Abre la boca, bastardo— gruñó Eugene mientras miraba hacia las fauces del gusano de arena.

Podía ver miles de diminutos dientes rechinando. Detrás de estos dientes, la carne desnuda continuaba hacia el interior del gusano como un pasadizo sinuoso.

Eugene respiró hondo y levantó la capucha unida a la Capa de la Oscuridad. Luego colocó ambas manos dentro de la capa y suspiró: “Aunque nunca quise volver a hacer algo así

Eugene recordó a regañadientes algunos terribles recuerdos de su vida anterior que había tratado de reprimir. Eran de su tiempo en el desierto de Helmuth. Los gusanos de arena eran incluso más grandes y feroces que los gusanos de arena de Nahama.

—¡Molon, tonto bastardo!

Ese bastardo realmente era un tonto absoluto. Cuando el carro que estaba tirando fue tragado por completo por un gusano de arena, Molon inmediatamente saltó a las fauces del gusano mientras decía que iba a recuperar sus pertenencias.

Mientras todos los demás estaban congelados en estado de shock y confusión, Hamel también se había topado con las fauces del gusano de arena para salvar a ese tonto.

Realmente no quería pensar en lo que sucedió después de eso. Eugene respiró hondo un par de veces mientras se estremecía de disgusto.

Esto sigue siendo mejor que entonces”, se tranquilizó a sí mismo. “Al menos no necesito salvar a ese idiota, esta vez

El viento de Gale desapareció.

Siendo arrojado fuera de las arenas movedizas, los ojos de Laman se abrieron como platos al ver al gusano de arena saliendo de las profundidades de la tierra con sus fauces abiertas.

Continuó observando cómo Eugene era tragado por…, no, saltaba a las fauces del gusano de arena. O al menos eso es lo que parecía a los ojos de Laman.

—¡Mi señor! — Laman se lamentó.

“¡Todo fue porque tenía que salvarme!” Laman estalló en lágrimas ante este pensamiento.

¡Estas fueron las lágrimas de un guerrero que le debía su vida a otro! Laman dejó escapar un rugido de determinación mientras pateaba la arena.

Aunque Eugene lo había arrojado fuera del alcance de las arenas movedizas, Laman tomó su kukri y cargó contra el gusano de arena.

De ahora en adelante, la fuente de las tormentas de arena ya no era el verdadero enemigo de Laman. Había decidido abrir el estómago del gusano de arena y rescatar a Eugene.

Eugene, por supuesto, no estaba al tanto de la nueva determinación de Laman.

Esto apesta

El olor era peor que el olor corporal de Gargith. Eugene dejó de respirar por la nariz y se agachó. Su robusto escudo de maná y la Capa de la Oscuridad le habían permitido a Eugene atravesar los dientes del gusano de arena y entrar en su esófago sinuoso. Entonces Eugene había convocado a Gale una vez más para guiar la dirección de su cuerpo que caía.

Este largo y gigantesco gusano de arena se había convertido en un pasadizo viviente que guiaba a Eugene hacia las profundidades de la tierra. Afortunadamente, los gusanos de arena de Nahama tenían las mismas estructuras internas que los gusanos de arena de Helmuth.

Los gusanos de arena se tragaron la mayoría de las cosas que encontraban caminando sobre la superficie del desierto. Primero, sus dientes, que crecían en un círculo alrededor del interior de sus bocas, masticarían a sus presas en pedazos finos. Luego, el resultado bajaría a través de su esófago, se descompondría aún más dentro del estómago y entraría en los intestinos, donde serpentearía más y más profundamente en el gusano…

A medida que la comida del gusano de arena continuara este camino repugnante, simplemente seguiría descomponiéndose sin ser excretada. Este maldito monstruo ni siquiera tenía ano, así que no podía cagar. Era un monstruo altamente eficiente en combustible que descomponía por completo todo lo que comía y convertía toda su comida en energía.

Como tal, esto significaba que una vez que entrabas, no había salida.

Su escudo de maná y la Capa de la Oscuridad permitieron a Eugene resistir los problemas digestivos del monstruo. Mientras se aseguraba de seguir respirando por la boca, Eugene evaluó su posición actual. Podía ver que este repugnante pasaje por el que se arrastraba estaba llegando a su fin lentamente.

Mierda, esto apesta”, mientras Eugene escupía esta maldición, sacó a Wynnyd.

¡Fwoosh!

Al iniciar su Fórmula de la Llama Blanca hasta sus límites y luego girarla, Eugene transformó la fórmula en su propia Fórmula del Anillo de Llamas. Dentro del Círculo dibujado por sus Estrellas, nacieron y explotaron innumerables Estrellas. El maná que se amplificó a través de este método hizo que las llamas de Eugene ardieran aún más fuerte.

Esta llama blanca pura era el símbolo de la Fórmula de la Llama Blanca, pero a medida que aumentaba la densidad del maná en la llama, la llama de Eugene se acercaba más a un color que no era blanco. Empezaba a brillar con una luz azul pálido. Esta apariencia ya no podría llamarse Fórmula de la Llama Blanca.

Con los ojos inyectados en sangre, Eugene levantó a Wynnyd. Sus llamas de maná envolvieron a Wynnyd, y luego el viento emitido por su hoja se mezcló con sus llamas. Eugene apuñaló hacia abajo con Wynnyd, su hoja cubierta de luz azul pálido.

¡Squelch!

El ruido de la cuchilla al hundirse no fue fuerte.

Sin embargo, el enorme cuerpo del gusano de arena se sacudió rápidamente por el dolor.

Eugene había creado un ano para este pobre monstruo que nació sin uno.

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Saturnina Altenwerth DVM

Last Updated: 10/25/2022

Views: 5993

Rating: 4.3 / 5 (64 voted)

Reviews: 95% of readers found this page helpful

Author information

Name: Saturnina Altenwerth DVM

Birthday: 1992-08-21

Address: Apt. 237 662 Haag Mills, East Verenaport, MO 57071-5493

Phone: +331850833384

Job: District Real-Estate Architect

Hobby: Skateboarding, Taxidermy, Air sports, Painting, Knife making, Letterboxing, Inline skating

Introduction: My name is Saturnina Altenwerth DVM, I am a witty, perfect, combative, beautiful, determined, fancy, determined person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.